La abdominoplastia es la intervención indicada para eliminar el exceso de grasa y piel de la zona abdominal que no responde a la dieta o al ejercicio. También permite tensar la musculatura de la pared  abdominal, consiguiendo un abdomen firme y más plano. En muchas ocasiones se combina la abdominoplastia y la liposucción para eliminar el exceso de grasa en la los flancos y la espalda.

¿Cómo es la intervención?

Se recomienda que el paciente llegue a la clínica unas horas antes de la cirugía. El paciente no debe beber o comer nada durante al menos ocho horas (ni siquiera agua). La operación se realiza bajo anestesia local y sedación profunda, o bajo anestesia general, y se prolonga durante dos horas.

Para llevar a cabo la intervención se realizará una incisión de una cadera a otra, a nivel del pliegue abdominal inferior, aproximadamente cinco centímetros sobre el área púbica. La piel abdominal y el tejido adiposo se elevan desde los músculos abdominales hasta la altura de las costillas. El ombligo se libera de la piel y de la grasa abdominal. Se extirpa el exceso de piel y grasa y se cierra la herida con una línea de sutura situada debajo de la conocida como “línea del bikini”. El ombligo se sutura entonces para colocarlo en una posición normal y regular.

Cuando existe un exceso de piel, especialmente en los flancos del abdomen, se podría necesitar una incisión vertical, del ombligo al área supra-púbica, para obtener una cintura más agradable. La cicatriz tendrá la forma de un ancla.

Se colocarán tubos de drenaje en cada lado del abdomen para evitar la acumulación de sangre y líquido en el área de la intervención. El paciente deberá permanecer en el hospital de una a dos noches para una correcta vigilancia postoperatoria.

La cicatriz final, generalmente, tiene un ancho de poco más de un milímetro y presenta un color púrpura y rosado. Tras unos meses, el color cambia de rosa a blanco y es mucho menos visible.

“Mini” abdominoplastia

Cuando los tejidos grasos en el área de la pared abdominal son buenos, y no hay exceso de piel en este nivel, se recomienda realizar una intervención más pequeña, conocida como mini abdominoplastia. En la mini abdominoplastia, la incisión es mucho más pequeña, y la extirpación de la piel y el tejido adiposo se realiza sólo hasta el nivel del ombligo, que mantendrá su posición como antes de la cirugía. La mini abdominoplastía tardará menos tiempo en completarse, y tiene la ventaja de una recuperación más rápida. Sin embargo, incluso para la mini abdominoplastia, los dos tubos de drenaje se requieren, por lo menos, durante 24 horas.

Dr. Julio Terrén, especialista en cirugía corporal