Liposuccion y lipoescultura valencia Dr. TerrenTratar de eliminar el exceso de grasa que se acumula en el abdomen, los muslos y otras zonas del cuerpo puede ser un poco frustrante. A menudo, la dieta y el ejercicio por sí solos no son suficiente. Es en esos casos cuando las personas deciden someterse a una liposucción.

Antes de la década de 1980 el tratamiento para eliminar este tipo de depósitos de grasa suponía un alto riesgo y una larga convalecencia. Además, estaba limitado a unas pocas zonas del cuerpo, como el abdomen y los glúteos. No había tratamientos para eliminar la grasa de los muslos, las rodillas, los tobillos y otras áreas del cuerpo.

A principios de la década de 1980 se produjeron avances. Los cirujanos dermatológicos experimentaron con nuevas técnicas de liposucción que permitían eliminar con seguridad y eficacia la grasa no deseada de casi todas las áreas del cuerpo, incluyendo la cara, el cuello, la barbilla, el pecho, la espalda, los brazos, el abdomen, las caderas, los flancos (michelines), el interior y el exterior de los muslos, las nalgas, las rodillas y los tobillos. La liposucción también se descubrió como un tratamiento efectivo para los lipomas (tumores grasos benignos), la ginecomastia (pechos masculinos grasos), y para disminuir la sudoración de las axilas.

Hay diferentes técnicas para realizar una liposucción:

La liposucción tumescente: El cirujano inyecta una solución, compuesta por lidocaína, un anestésico local, y epinefrina, directamente en la grasa subcutánea antes de extraerla. La tumescencia ayuda al cirujano a eliminar la grasa más fácilmente, ya que el volumen del líquido crea un espacio entre el músculo y el tejido graso que permite más espacio para la cánula. Además, se consigue reducir la pérdida de sangre a la mínima expresión, y se alivia el dolor durante y después de la cirugía.

Liposucción “mojada” y “súper mojada”: En la técnica mojada el cirujano aplica directamente en el tejido una inyección de aproximadamente 100 mililitros de anestesia local con epinefrina. La técnica súper mojada es similar a la tumescente, excepto en que se usa una solución que contiene menos cantidad de lidocaína y epinefrina. Además, se utiliza sedación endovenosa o anestesia total.

Liposucción asistida por ultrasonido: Se emplea una cánula de titanio que emite ultrasonidos que posibilitan la licuación de la célula grasa. Es una buena opción para trabajar en las zonas más fibrosas, como la espalda o el área de la mama masculina.

Vibro Lipoescultura: Se introducen cánulas finas (3-4 mm) bajo la piel a través de unas pequeñas incisiones practicadas en los pliegues. Esta cánulas vibran de forma circular y en vaivén (cavitación), lo que provoca una emulsión de la grasa que es más fácilmente aspirada, reduciendo el dolor, los hematomas y el tiempo de recuperación.

¿Quiénes son los candidatos ideales para someterse a una liposucción?

Los candidatos ideales para una liposucción son aquellos que se encuentran en buen estado de salud y que cuentan con un índice de masa corporal (IMC) normal . Además, es importante que el candidato tenga unos expectativas realistas sobre los resultados del procedimiento. Los pacientes con celulitis no son buenos candidatos para la liposucción, ya que pueden desarrollar irregularidades en la piel de la zona tratada. Tener un buen tono de piel (elasticidad) es importante para obtener los mejores resultados con la liposucción. La edad tampoco es un problema, lo importante es la salud física y mental del paciente. Los candidatos de edad avanzada en buen estado de salud pueden someterse a la cirugía con éxito. Para saber más sobre la liposucción.