La riRinoplastia para nariz Valencia Dr. Terrénnoplastia es una de las técnicas quirúrgicas que más dificultades plantea en cirugía plástica. El cirujano debe realizar cambios en muchas estructuras al mismo tiempo; el cartílago o parte blanda de la nariz debe ser remodelado, el hueso ha de ser modificado para encontrar la forma adecuada, y hasta la propia piel tiene que ser moldeada para obtener unos resultados satisfactorios.

La nariz es uno de los elementos más importantes en la cara. Su situación, forma y tamaño debe mantener una adecuada proporción en relación con el resto de los elementos faciales, lo que determina el equilibrio final y una buena simetría de la cara. Una nariz desviada o torcida, demasiado grande o muy pequeña, una punta nasal bulbosa o muy afilada, y una caída excesiva sobre el labio superior pueden provocar importantes alteraciones psicológicas, inseguridad y, en ocasiones, defectos funcionales con dificultad respiratoria nasal.

Es muy importante que el cirujano plástico conozca los deseos de los pacientes, aquello que más puede disgustarles de su nariz y su esperanza razonable de conseguir el resultado deseado. Es importante saber que los tejidos (piel, cartílago, hueso) son en esencia naturales, que tienen limitaciones, y que en su recuperación pueden no comportarse como hemos esperado. El cirujano plástico estudiará las proporciones faciales, la posición y separación de los ojos, la forma de la cara, la amplitud de los labios y la forma del mentón y los pómulos, ya que en ocasiones deberá sugerir alguna corrección en estas estructuras faciales para conseguir una adecuada armonía.

Algunas personas no saben exactamente lo que no les gusta de su nariz, enseñan frecuentemente fotografías de modelos publicitarios como la imagen que les gustaría alcanzar, se refieren a su nariz como a una enemiga en su cara, y raramente escuchan lo que el médico les aconseja. En estos casos los resultados van a ser buenos para el cirujano plástico dentro de las limitaciones naturales, pero malos para la mujer o el hombre que han sido intervenidos, lo que va a causar un gran quebranto psicológico y una situación difícil de solucionar. En algunos de estos casos el/la paciente acaban sometiéndose a múltiples intervenciones quirúrgicas sobre su nariz, cada una más delicada que la anterior, con resultados muchas veces catastróficos.

Los resultados de una rinoplastia comienzan a apreciarse a las pocas semanas tras la intervención, aunque a veces parecen poco naturales; pero es aproximadamente a los 6 meses cuando se observan importantes mejorías, ya que las cicatrices internas empiezan a desaparecer y la inflamación de los tejidos comienza a reducirse. Deben transcurrir entre 12 y 18 meses para valorar un resultado definitivo y decidir la necesidad de un “retoque”, ya que hasta ese momento la recuperación desigual de Sin título-1los diferentes tejidos lleva al error de pensar que pueden existir “asimetrías” en la nariz.

Puedes conocer más acerca de la técnica quirúrgica en los siguientes enlaces:

Rinoplastia para la mujer

Rinoplastia para el hombre