Mariola nos cuenta su experiencia en la clínica, sus sensaciones, cómo fue el trato recibido…

¿Cómo nos conociste?

Vine por una conocida que me había comentado que estaba encantada con vosotros. Fue tanta la tranquilidad que me transmitisteis, la seguridad que me causaste, que ya no busqué mas

¿Qué te atrajo más?: la explicación del procedimiento, la respuesta a tus preguntas, la personalización…

Pues la verdad que un poco todo, desde el principio vi que trabajabas la línea de la naturalidad, y me convenciste con tus explicaciones… ya no me hizo falta más.

¿Cómo fue tu experiencia en la clínica? ¿Cómo te sentiste?

Pues mira, si te digo la verdad, estaba tan nerviosa en un primer momento que lo magnificaba todo; pero bien, recuerdo que me trataron genial, y que mis dudas eran más fruto del miedo que otra cosa. Cuando vinieron a recogerme con la camilla ya tenía confianza plena.

¿El tratamiento de recuperación que te hicimos te sirvió para calmar tus miedos y controlar tus dudas?

Sí, me sirvió muchísimo. Desde el primer día que llegue a casa después de la intervención me sentí genial, me pareció un gran detalle que me llamaseis desde la clínica para aseguraros de que todo iba bien. Esa llamada me tranquilizó muchísimo, os expliqué la clase de dolor que tenia y todo estaba dentro de lo normal.

¿Qué consejos le darías a una amiga tuya que quiere someterse a una intervención?

Cada persona es un mundo, cada uno buscará un resultado. Es importante hablar con el doctor, que haya feeling, que vayamos por el mismo camino, que busquemos lo mismo y sobretodo, tener confianza