A medida que vamos envejeciendo la piel se deshidrata, perdiendo parte del agua que la compone, dañando su estructura y perdiendo su elasticidad natural.

El ácido hialurónico forma parte de la estructura de la piel, por lo que su utilización en diversos formatos ayuda a recuperar la hidratación de la piel y mejora la elasticidad perdida.

Puede ser utilizado como hidratación natural de la piel mediante su incorporación a las zonas menos profundas mediante técnicas que permitan su introducción homogénea. Los Derma Roller son dispositivos que permiten realizar un tratamiento de mesoterapia mucho más precisa y mejor distribuida que las técnicas tradicionales de inyección punto a punto. Por eso en mi clínica utilizamos los más avanzados de estos dispositivos médicos, combinando la mesoterapia con el Derma Roller, y denominándolo MESO-ROLLER. Con estas novedosas técnicas no sólo es posible introducir el ácido hialurónico, sino también otros principios naturales como vitamina C, silicio orgánico, elementos antioxidantes, multivitamínicos, despigmentantes, etcétera.

El ácido hialurónico también es utilizado para difuminar las arrugas y añadir volumen en las zonas en las que se ha perdido o disminuido por el proceso del envejecimiento. Favorecen la naturalidad y aportan a la piel un aspecto fresco, luminoso y más joven, sin soportar los riesgos de la cirugía.

La elección del producto más adecuado es fundamental para conseguir un buen resultado. Las nuevas tecnologías han permitido diferenciar la estructura molecular del ácido hialurónico, obteniendo de esa manera diferentes estructuras reticuladas (de red) que favorecen su aplicación, duración, y versatilidad en los tratamientos faciales. Los más reticulados, con mayor concentración de AH, permiten obtener volumen en las zonas tratadas; los menos concentrados se utilizan para arrugas finas, como el “código de barras” en los labios o las ojeras. Por último, los de concentración intermedia se utilizan para zonas en las que se desea un incremento de volumen moderado y estéticamente agradable, como el contorno de los labios o las arrugas que aparecen alrededor de la boca.

Las técnicas también han evolucionado, de manera que no utilizamos el AH como lo hacíamos hace 5 o 10 años. El lifting de 8 puntos, los tratamientos vectoriales, la modificación por zonas y no por puntos concretos, y el cambio en los conceptos han mejorado de forma ostensible los resultados, aportando mayor seguridad a los tratamientos estéticos.

En la clínica del Dr. Julio Terrén trabajamos con los conceptos de una imagen descansada mediante los tratamientos con ácido hialurónico de baja concentración en las arrugas finas de la cara y ojeras, más atractiva a través del uso de AH de mediana concentración para la estética de los labios o las arrugas de las comisuras de la boca o de los surcos naso-labiales, y muy femenina con la implantación de los productos más concentrados para devolver a la cara los rasgos femeninos que la caracterizan.

Mediante la combinación racional de estos productos avanzados, con las técnicas más seguras y eficaces, y los conceptos más modernos vamos a lograr una belleza más natural y armónica. Y muy importante: cualquier época del año es adecuada para cualquiera de estos tratamientos.

Dr. Julio Terrén, cirujano plástico