cirugia reconstructiva de senos valencia Dr. TerrénLas técnicas de reconstrucción mamaria han ido mejorando y perfeccionándose en los  últimos 20 años. Cada vez hay menos problemas, sin embargo, algunas mujeres pueden sufrir complicaciones después de la cirugía, tales como:

  • Infección en la herida
  • Fluido en la herida
  • Fracaso del colgajo
  • Dolor y el malestar

 Infección en la herida

La infección es uno de los riesgos más comunes en cualquier tipo de cirugía. Si el paciente desarrolla una infección deberá guardar reposo y tomar antibióticos. Por lo general, la infección desaparecerá en poco más de una semana. Si la paciente se ha sometido a una reconstrucción con implantes o a la expansión del tejido y la infección continua, el cirujano puede verse obligado a quitar el implante. Es posible que haya que esperar unos 3 meses hasta que se pueda poner otro implante.

Si la paciente necesita quimioterapia después de la cirugía, la infección de la herida puede ser un problema importante. Los medicamentos utilizados durante la quimioterapia  detendrán el proceso de curación natural. Así que la paciente no podrá iniciar la quimioterapia hasta que la infección haya desaparecido y la herida se haya curado completamente.

El fluido en la herida

Después de cualquier tipo de cirugía es normal que se acumule fluido. El paciente puede tener dos o más drenajes en la herida para drenar cualquier líquido que se acumule. Incluso si el paciente tiene drenajes, el líquido puede acumularse debajo de la herida, a esto se le llama seroma. La mayoría de los seromas se reabsorben en el cuerpo en aproximadamente un mes, pero en algunos casos el proceso puede llevar hasta un año. Si el área se vuelve dolorosa o el seroma no mejora, el médico puede drenarlo.

El fracaso del colgajo

El principal problema de la reconstrucción de tejidos del cuerpo es que el colgajo utilizado puede sufrir necrosis. La necrosis total del colgajo se produce cuando hay un fallo en la sutura vascular. Las necrosis parciales del colgajo son debidas a una mala elección de la perforante principal o a la falta de comunicación de la red venosa superficial.

El dolor y el malestar

Por lo general, tener un poco de malestar y dolor después de la reconstrucción del seno es algo habitual. Es posible que se necesiten inyecciones de analgésicos un par de días después de la operación. Algunas reconstrucciones de la mama pueden ser más incómodas que otras. Por ejemplo, si el paciente tiene una herida abdominal, puede sentir dolor cuando se flexione o realice algún estiramiento. En ese caso, es posible que el paciente tenga que tomar analgésicos durante más tiempo que con otros tipos de reconstrucción.

Si la reconstrucción mamaria se realiza al mismo tiempo que la cirugía para tratar el cáncer de mama pueden surgir dolores a la hora de mover los brazos. Es normal sentir hormigueo o entumecimiento en la cara interna del brazo. La sensación se debe a daños en los nervios y suele desaparecer después de dos o tres meses. Para saber más sobre la cirugía de mamas.