Cirugia estetica despues del embarazoCualquier mujer que haya pasado por un embarazo sabe que conlleva cambios físicos inevitables. A menudo se produce un estiramiento en los músculos abdominales y en la piel, además de generarse depósitos de grasa. La lactancia puede provocar que los senos cambien de volumen, forma y posición. El estrés de la crianza puede pasar peaje a la piel, provocando arrugas superficiales, a menudo denominadas líneas de expresión.

El proceso para recuperar la figura es largo, y lleva tiempo, sacrificio y esfuerzo. Muchas mujeres recurren a la cirugía estética para recuperar su figura de forma rápida y eficaz. Los tratamientos más demandados son la liposucción, la abdominoplastia y los tratamientos de rejuvenecimiento de la piel.

  • La abdominoplastia es uno de los procedimientos quirúrgicos más populares. Como hemos comentado, el embarazo estira la piel del abdomen y los músculos, y en la mayoría de los casos, permanece estirado de forma permanente. Muchas madres no consiguen restaurar su abdomen mediante el ejercicio. Con la abdominoplastia se consiguen estirar los músculos abdominales, eliminar el exceso de piel abdominal y mitigar las cicatrices fruto de las cesáreas. Las pacientes consiguen un vientre más plano y un abdomen más tenso.
  • Muchas mujeres, como consecuencia de los profundos cambios hormonales que acompañan el embarazo y la lactancia, almacenan grasa en los muslos, el abdomen y las nalgas. Estos depósitos no suelen desaparecer con el ejercicio y los cambios en la dieta. La liposucción es una manera extremadamente potente y flexible para tratar los depósitos de grasa persistentes. La liposucción no es un procedimiento de pérdida de peso, pero permite ir eliminando pequeñas cantidades de grasa que posibilitan grandes cambios en el contorno corporal de la mujer. Muchas pacientes combinan la liposucción con la abdominoplastia y otras cirugías.
  • La maternidad es una experiencia profunda y mágica, pero también es un proceso muy estresante. La mujer tiene que hacer frente a las exigencias profesionales, así como a las necesidades de su familia. Con el tiempo, este estilo de vida puede pasar factura a la piel. La piel suave y juvenil se transforma con arrugas y otras imperfecciones, que muestran signos de estrés, edad y fatiga. En los últimos años, los tratamientos de la piel han explotado en popularidad, y muchas nuevas opciones emocionantes han sido puestos a disposición. Las técnicas de rejuvenecimiento facial, los peelings químicos, la microdermoabrasión… son procedimientos que pueden ayudar a las madres a rejuvenecer su piel y revolucionar su apariencia.