En muchas ocasiones cuando miramos nuestra cara en un espejo visualizamos el rostro de “frente”, y podemos apreciar los defectos que desde esta posición se nos presentan.

En la mirada de “perfil”, a no ser que la imperfección sea muy evidente, es posible que no percibamos esa pérdida de armonía en el contorno facial.

De tal manera que una retroproyección del mentón (mentón huidizo), un desnivel del dorso de la nariz, una caida de la punta nasal, o incluso una frente muy plana pueden hacer que una fotografía que de frente es perfecta pierda belleza cuando la hagamos de perfil.

Deberíamos tener en cuenta estos detalles cuando, por ejemplo, nos demandan fotografías para un curriculum en estos dos planos.

Por lo tanto, es importante el cuidado del perfil, y si este es tú problema ponte en contacto con nosotros y estudiaremos una solución.

Dra. Mª Teresa Siles
Médico Estético