Muchos hombres creen que para tener un buen cutis basta con lavarse la cara con una pastilla de jabón. Pero el cuidado de la piel de la cara es mucho más que eso: limpieza, exfoliación, hidratación, afeitado…

Limpieza y exfoliación

Cada tipo de piel (seca, grasa…) requiere de un producto determinado y específico. Un producto limpiador adecuado, se recomiendan los elaborados con sustancias naturales, ayuda a la limpieza profunda de la piel y elimina los residuos en los poros. Una pastilla de jabón puede secar la cara y hacer que se escame creando irritación. También son muy eficaces los productos que combinan aceites naturales para limpiar la suciedad de la cara sin irritar el rostro.

Para tratar el acné hay que buscar un limpiador que contenga ácido salicílico, ácido glicólico o peróxido de benzoilo. Estas sustancias tienen cualidades antibacterianas y son eficaces en el tratamiento del acné.

Se debe exfoliar la piel cada pocos días. El uso continuado de un exfoliante facial o un cepillo exfoliante ayuda a deshacerse de la piel muerta y la suciedad que persiste tras el lavado diario. Un exfoliante deja la piel brillante y saludable. También ayuda a preparar el rostro para el afeitado al suavizar los pelos y la piel, lo que ayuda a un afeitado más suave, con menos irritación. Se debe extender el exfoliante en la cara con un movimiento circular suave.

Hay que lavarse la cara una vez al día

Se debe lavar la cara una vez al día. Lavarla con más frecuencia reseca la piel. Hay que determinar si se quiere lavar la piel cada mañana o cada noche, pero nunca ambas. Se puede refrescar la cara entre limpiezas con agua fría o tibia sin emplear un limpiador. No hay que utilizar agua caliente. El agua caliente seca la piel.

Hidratación y protección de la piel

Utilizar una crema hidratante o un aceite ligero a diario después del lavado ayuda a que la piel retenga la elasticidad y la suavidad y se conserve hidratada y nutrida.

Si la piel de la cara es seca, hay que elegir una crema hidratante con ingredientes como el aceite de oliva, el aceite de argán, la manteca de karité o la lanolina. Si la piel es grasa se recomienda una crema hidratante con ingredientes más ligeros.

El afeitado

Aunque resulta obvio, hay que utilizar una buena máquina de afeitar. Si se utilizan máquinas de afeitar desechables hay que asegurarse de elegir maquinillas de afeitar con cuchillas dobles, ya que permiten un afeitado más limpio que las de una sola hoja.

Antes de afeitarse hay que lavarse la cara con agua tibia. El calor del agua ablanda la piel y los pelos. También es importante limpiar la piel para deshacerse de la suciedad y las bacterias de su superficie. Hay que aplicar la crema de afeitar mientras la cara está mojada. No hay que afeitarse con la cara seca o sin crema a menos que se utilice una máquina de afeitar eléctrica.

No es necesario aplicar presión sobre la cuchilla. Si la hoja está afilada, basta con deslizar la maquinilla de afeitar sobre la cara. Tras el afeitado hay que usar agua fría para limpiar la cara, secarla con una toalla, sin presionar, y aplicar crema hidratante.

Cirugía estética masculina en Valencia Dr. Julio Terrén Ruiz

Cuidados y limpieza de la cara para los hombres
Valora el contenido