La septoplastia es una cirugía plástica de nariz , cuyo objetivo principal es enderezar un tabique nasal torcido o desviado, que provoca obstrucciones nasales, y en multitud de ocasiones dificulta la respiración. La septoplastia, permite un mejor flujo de aire a través de la nariz facilitando la respiración.

El tabique nasal, de unos 7 centímetros de largo en los adultos, está hecho de cartílago y hueso. Separa el interior de la nariz en dos cámaras o fosas nasales.

¿Qué es un tabique nasal desviado?

La desviación del tabique se produce cuando el tabique, el cartílago y el hueso que separan las cavidades nasales, están descentrados. Un tabique desviado puede bloquear una o ambas fosas nasales y dificultar la entrada y salida del flujo de aire.

  • Algunas personas nacen con el tabique desviado.
  • Un tabique puede desviarse debido a una lesión o traumatismo, pero también puede crecer de esa manera de forma natural.
  • Un tabique muy desviado puede causar problemas respiratorios, congestión y dolores de cabeza.

La cirugía plástica llamada septoplastia es la intervención quirúrgica que endereza un tabique desviado.

¿Cómo se diagnostica un tabique desviado?

Para realizar el diagnóstico, se examina el interior de la nariz, posiblemente realizando una endoscopia nasal, que consiste en insertar un tubo con una cámara en el extremo.

Una tomografía computerizada (TC) también puede detectar un tabique desviado, pero generalmente no es necesaria.

Después del diagnóstico, el Dr. Terrén discutirá contigo las opciones de tratamiento, incluida la septoplastia.

¿Existen otras causas de obstrucción nasal?

Si, las alergias y los pólipos pueden causar obstrucciones nasales.

Además, los cornetes (crestas largas de hueso y tejido dentro de la nariz que sobresalen hacia las fosas nasales), pueden obstruirse si son demasiado grandes.

Los aerosoles nasales con esteroides pueden reducir la hinchazón en los cornetes y las tiras nasales adhesivas pueden ofrecerte un alivio temporal.

¿Por qué es necesaria la septoplastia?

La septoplastia es la única forma de corregir un tabique desviado, que puede dificultar la respiración por la nariz y forzar la respiración por la boca.

  • Respirar por la boca puede provocar sequedad en la boca.
  • La incapacidad para respirar por la nariz es un problema aún mayor por la noche y puede inhibir el sueño.

A veces, la septoplastia es parte de otros procedimientos médicos, incluida la cirugía de los senos nasales y la extirpación de tumores nasales.

Además, aunque la septoplastia en sí misma no cambia la forma de la nariz, se puede combinar con una cirugía estética de la nariz para mejorar la forma y/o tamaño llamada septorrinoplastia.

En última instancia, depende de ti decidir si te realizas una septoplastia para enderezar un tabique nasal desviado. Tener un tabique nasal desviado, no dañará a nadie que pueda tolerar los síntomas y molestias asociadas.

¿Cómo se prepara un paciente para la septoplastia?

El Dr. Terrén debe de conocer todos los medicamentos, suplementos, etc., que estás tomando.

Antes de la cirugía, deberás dejar de tomar medicamentos como aspirina, ibuprofeno, naproxeno y ciertos suplementos que dificultan la coagulación de la sangre.

También tenemos que saber si tienes alergias o problemas de sangrado.

¿Cómo se realiza la septoplastia?

  • La septoplastia generalmente se realiza en régimen de hospital de día o media estancia, por lo que normalmente te irás a casa el día de la cirugía.
  • Normalmente estarías bajo anestesia general, así estás dormido durante la operación. La anestesia local, que adormece la parte del cuerpo destinada a la cirugía, podría ser una opción.
  • El procedimiento se lleva a cabo íntegramente dentro de la nariz.
  • El Dr. Terrén corta una pared en un lado de la nariz y levanta o quita la mucosa, una membrana delgada que cubre y protege el tabique para poder remodelar el hueso y el cartílago del tabique. A veces, extraemos partes del hueso y el cartílago, luego se remodelan y se reposicionan.
  • Posteriormente, la mucosa se vuelve a colocar sobre el tabique.
  • La nariz no se rompe durante la cirugía.
  • La operación dura entre 30 y 90 minutos.
  • Posteriormente, insertamos unas férulas o láminas blandas para mantener el tejido nasal en su lugar, prevenir hemorragias nasales y prevenir la formación de tejido cicatricial.
  • Por lo general, las férulas permanecen una o dos semanas y el taponamiento permanece en la nariz entre 24 y 36 horas.

Septoplastia antes y después

Foto antes septorrinoplastiaFoto despues de la Rinoseptoplastia

CASO 1: Hombre, desviación de la nariz y del tabique nasal tras un traumatismo. Se resolvió con una rino-septoplastia abierta, es decir con la corrección del tabique y el dorso nasal,

Antes corregir desviacion tabique nasalDespués de corregir desviacion tabique nasal

CASO 2: Mujer, desviación de tabique nasal y exceso de hueso en el dorso. Se resolvió con una rino-septoplastia cerrada, con la corrección del tabique y la reducción del dorso nasal.

¿Existen riesgos o complicaciones con la septoplastia?

Los riesgos o complicaciones son raros e improbables.

  • Un riesgo es que el sangrado puede volverse excesivo durante la cirugía, especialmente si no dejaste de tomar medicamentos anticoagulantes de antemano.
  • La infección es posible porque el interior de la nariz no es estéril.
  • Un paciente con septoplastia también puede desarrollar un hematoma, que es una hinchazón causada por la sangre coagulada en el tejido, o un absceso, que es una bolsa de pus debajo de la piel.
  • El entumecimiento en los dientes superiores y el labio o la punta de la nariz puede seguir a la septoplastia.

Eso es porque los nervios que van a las encías y los dientes frontales en la mandíbula superior pasan por la nariz. Esos nervios pueden estirarse o dañarse durante la cirugía. Por lo general, el entumecimiento es temporal y desaparece después de algunas semanas o meses.

  • Una perforación del tabique nasal es otra posibilidad. Si la perforación produce costras, sequedad u obstrucción en el conducto nasal, el médico puede realizar otra cirugía para cerrar la perforación o insertar un botón sintético sobre ella.
  • Los cambios en el gusto y el olfato, y la calidad y las características de la voz también pueden afectar a los pacientes con septoplastia, aunque suelen durar unos meses.
  • Finalmente, aunque más del 90% de los pacientes con septoplastia disfrutan de una mejor respiración, algunos no.
  • Desafortunadamente, el tabique tiene una «memoria» y, a veces, vuelve a su forma original.

El postoperatorio: ¿Qué puedo esperar después de la septoplastia?

Dado que la operación se realiza a través de las fosas nasales, no hay cicatrices faciales o los ojos morados.

Sin embargo, puedes experimentar dolor o sensibilidad en la parte delantera de la nariz, congestión debido a la hinchazón y el drenaje nasal de sangre y / o mucosidad.

La hinchazón durará entre 3 y 5 días.

Podrás mitigar el dolor con analgésicos.

El Dr. Terrén puede pedirte que uses aerosoles salinos o tratamientos de irrigación para eliminar la congestión nasal.

Sin embargo, si el taponamiento está en la nariz, tendrás que respirar por la boca hasta que se retire el material.

La nariz puede tardar hasta seis meses en lograr el resultado definitivo.

La recuperación: ¿Cómo me cuido después de la cirugía?

  • Descansa el primer día.
  • No te frotes, ni toques la nariz.
  • No te suenes la nariz, aunque te sientas congestionado, porque podría causar sangrado.
  • Si es inevitable estornudar, estornuda por la boca.
  • Aplica una bolsa de hielo, cubierta con un paño o toalla limpia, en el área de la nariz y los ojos para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Por la noche, duerme con la cabeza apoyada sobre dos almohadas para disminuir la hinchazón y la congestión.
  • No te duches ni te bañes durante las primeras 24 horas después de la cirugía.
  • Acude a tú cita con el Dr. Terrén según lo programado para las visitas postoperatorias.
  • Evita a las personas durante un tiempo para evitar contraer un resfriado, que puede provocar una infección.
  • Mantente alejado de lugares con polvo o humo.
  • Vuelve al trabajo después de una semana, pero no levantes cosas pesadas de inmediato.
  • Durante una semana o dos después de la cirugía, reduce las actividades que puedan causar una caída. Estos incluyen agacharse y practicar deportes.
  • Trata de no ejercer presión sobre la cara, por ejemplo, esforzándote durante las evacuaciones intestinales.