Dolor después de la cirugía de liposucción

La liposucción es un procedimiento de cirugía estética mínimamente invasivo, que elimina la grasa que no se puede quitar con una dieta y ejercicio regulares de una o varias zonas corporales.

Lasa zonas corporales más comunes en las que se realiza la liposucción son las caderas, el abdomen, los muslos , las nalgas, la espalda, los brazos o la cara.

La mayor parte de la hinchazón y el dolor después de la liposucción es el resultado de la anestesia residual utilizada durante el procedimiento que permanece bajo la piel. El tiempo y el uso de la prenda de compresión permiten el drenaje de la anestesia.

El dolor, cuando se trata de una liposucción, no será el mismo para todos los pacientes. Algunos pacientes describirán malestar, opresión o picazón, y otros describirán dolor o dolor un poco más intenso en el período de postoperatorio y recuperación de la cirugía.

¿Cuánto tiempo dura el dolor post liposucción?

La mayoría de los pacientes han descrito el dolor durante la recuperación de la liposucción como mínimo a moderado, como haber realizado ejercicios intensos y sufrir agujetas tras los mismos.  Este dolor similar a las agujetas, irá disminuyendo día a día y normalmente se disipa entre 5 y 7 días siguientes a la intervención.

Después de la liposucción, se recomienda realizar una actividad física ligera, como caminar, lo que ayuda a evitar la formación de coágulos de sangre en las piernas. Se debe evitar la actividad extenuante durante un mes.

Para el manejo del dolor se te dará un plan de medicamentos y unas pautas para tu pronta recuperación. El dolor prolongado o extremo es muy poco común y podría significar una complicación; si sucede, debes de ponerte en contacto con el Dr. Terrén de forma inmediata.

  • Si la operación se realizo con anestesia local y sedación, tendrás menos dolor y volverás al trabajo normal más rápidamente que si se te administró anestesia general.
  • La liposucción con anestesia general suele tener una mayor incidencia de náuseas, vómitos y escalofríos y suele requerir medicación recetada para el control del dolor.
  • Una sensación adicional que puedes experimentar es la de sentirte oprimido. Llevarás una prenda de compresión durante varias semanas, ya que son esenciales para reducir y eliminar la hinchazón.

¿Qué puedo hacer para disminuir el dolor tras la operación?

¿Que puedo hacer para disminuir el dolor?

Paciente: “Doctor, siento dolor siempre que realizo determinado movimiento”.

Doctor: “Pues trate de evitarlo”.

Aunque resulte obvio, es un consejo que solemos dar los cirujanos plásticos a nuestros pacientes tras una intervención.

El dolor es un excelente indicador de aquellas actividades que deben evitarse o limitarse durante la recuperación. El lema de “sin dolor no hay crecimiento”, lo cual se oye en cualquier gimnasio,  no se aplica al campo de la cirugía.

Algunos dolores son inevitables, pero si sientes molestias cuando levantas las manos por encima de la cabeza, por poner un ejemplo, lo mejor es dejar de hacerlo.

Para hacer frente a las molestias tras la cirugía no basta con tomar medicamentos para aliviar el dolor, hay una serie de estrategias adicionales que si se siguen, pueden aliviar el malestar post intervención:

Adelántate al dolor

No hay que esperar a que el dolor sea insoportable para tomar los analgésicos prescritos por tu cirujano.

Si no sigues al pie de la letra los tiempos prescritos por su cirujano será mucho más difícil eliminar esa sensación tan desagradable, ya que el medicamento tarda en ser absorbido por el cuerpo.

A medida que como paciente mejoras, se puede extender el tiempo entre las dosis hasta que veas que puedes dejar de tomarte consumir por completo.

Reduce el estrés

El estrés es el gran enemigo del dolor. Un aumento del nivel de estrés puede suponer un aumento de la sensación de dolor.

La cirugía inevitablemente causa un estrés físico sobre los tejidos corporales sobre los que se actúa; en cambio, el estrés emocional puede ser minimizado. Hay que evitar situaciones, incluso personas, que puedan aumentar el nivel de estrés durante los primeros días de la recuperación.

Las técnicas y los ejercicios de respiración y relajación profunda son muy beneficiosos.

Es importante dormir bien y descansar

Dormir lo suficiente ayuda a mejorar la capacidad para lidiar con el dolor, acelera la curación y reduce el malestar.

Hay que combinar una buena posición y una correcta medicación. Por ejemplo, tras una liposucción o una rinoplastia el paciente debe dormir siempre boca arriba y utilizar almohadas adecuadas.

Hay que aumentar la actividad física poco a poco

Cuando te estás recuperando de una cirugía y comienzas a sentirse mejor, puedes pensar que ya estás preparado para regresar a tus actividades normales.

Por desgracia, muchos pacientes se engañan y fuerzan más de la cuenta, ralentizando el proceso de recuperación. Hay que ir aumentando la actividad física lentamente -unos minutos al día- hasta que se pueda recuperar la rutina plenamente.

Tampoco es bueno caer en el sedentarismo; levantarte y caminar un poco cada hora ayuda a evitar la rigidez, y reduce el riesgo de desarrollar coágulos de sangre.

Si tienes alguna duda sobre el proceso previo y posterior a una intervención de cirugía estética no dudes en consultarnos.